Poesía Mexicana Contemporánea: Aldo Vicencio

ANATOLLE

*

dime
espejo roto

dime
que es toda
esta ciudad de palabras
y máscaras que veo
en tus piscinas muertas

que es toda
esta fiesta
de argollas rotas
que gritan y vuelan
cuando el hambre vuelve a ser hambre

a ti la luz de un foco
te queda p o c a

porque en tu vaivén
de río petrificado
escucho la asfixia de la luminosidad
que ven los ojos

dientes del cielo
sobre mis húmedos pies

¿acaso no es hermosa
la indeterminación
de un reflejo en todos
los pensamientos?

**

tribulaciones
éxodos
y resurrecciones

[aspersores
de música para Edipo]

el beso de rosas
en la boca de una escopeta

el comedor
donde se colgó un epitafio
de ojos claros

Anatolle quiero llamarte

letra viva

en cada muerte

sabor a hierba
que tiene el silencio

sí, Anatolle

ballena de hierro
sobre el sopor de mis días

la cuna
donde se mece
la rueda de fuego que llamamos
s e n s i b i l i d a d

nocturno sin fin

extiendes tu página de brillo
carbonizado sobre las lámparas

girón
arritmia
fractura

en mis brazos
te sostengo:

respiras

las danzas de la guerra


querido Anatolle

ritmo
ritmo
r i t m o

la historia
es la revolución de las visiones

{vives donde ves}

es la serenidad
descorchada de un monstruo

que reposa,
escala y se enrosca

junto a la puerta,

en la cocina,

frente a los ventanales y en la rendija

un misterio
que salta y despliega
cataratas de instantes

como la combustión de tu rostro

como la lluvia de plumas
que llevó cuesta arriba
la voz de tus padres y de tu hermano

es posible caminar entre muros
e n t r e t u s o j o s

el ocaso te sigue
y dibuja la espiral
de tu voz sobre la pared


reguilete
de sábanas

caminos en las venas

una lágrima de sal
bajo la estría de seda

en la regadera
navega la espuma de la libación

de este nombre,
de esa sangre

estuche de aconteceres

frente a la ventana
una posibilidad:

la caricia de la angustia.

HECATOMBE

nombres de la herrumbre:
óxido-agua
óxido-calor
óxido-tiempo
los ojos se deterioran
con el sopor de las cosas

la zarpa de la
fiera atmosférica
sofoca la luz

gritos de grullas carroñeras,
cúmulos de hojas seseantes

Matusalén esquizofrénico:
los viejos se levantan
con piel de niños oligofrénicos

animal roto: llaga-ayer
llaga-hoy
llaga-mañana

tripiés nómadas sostienen
humedad, fango y hambre

el sueño
coagula en fiebre:
las pesadillas
orinan sobre los tuertos

la mujer se somete a la luna;
piedras de río le susurran
en la entrepierna

bajo las tenazas de Cáncer,
sobre los cuernos de Capricornio,
hombre, lluvia y sangre fornican.

EN MI CUARTO

En esperar, espero,
viendo cómo se mueve el barco en el pasto

Espero viendo
a los pájaros atravesar el cuarto,
cuando sus ventanas están cerradas

¿El silencio es el juguete de mis ojos?

En el piso la ciudad en tránsito,

en el piso la hormiga que atraviesa
el río de coches

Hoy la tarea es la plana de la s,

s en forma de pato,
pero me gusta más la s en forma de serpiente

Va hacia a d e l a n t e y hacia atrás,
o de arriba abajo,

y abajo arriba

Parece siempre moverse en el renglón,
con el lápiz o los crayones

Luz naranja en el árbol,
estrellas que bailan en ella

Geometría para colorear cuando sonrío

Apilo uno a uno bloques con letras que desconozco:
repiten las constelaciones
que adornan mi armario

¡Hacia los bosques y las naves!

Willy es tímido,
Anthony le abraza en un trazo,
y me abrazan también,
porque no puedo evitar sonrojarme
cuando personas invisibles vienen a asomarse a mi cama

Un ojo negro

sobre las ramas del pino
que baila tras mi ventana

No me dedico en decir cosas a los demás
¿Quién podría escucharme, si apenas puedo hablar?

Miro saltar un ramillete de pájaros:
Se recogen en este cielo tan desconocido

Hay piedras de corazón
en las fotos de mamá y papá,
y un pequeño broche dorado para mi hermano,
pero nada más me gusta
que el viento mueva
la melena de mi león en el librero

Que las nubes bajen de la montaña
y hagan bailar a las cebras y a los búfalos,

nada más quiero eso,
después de comer y cerrar la puerta de la recámara.


Aldo Vicencio (Ciudad de México, 1991). Poeta y ensayista, estudió la Licenciatura en
Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM). Fundador del colectivo Naufragio. Es autor de Piel Quemada:
Vicisitudes de lo Sensible (Casa Editorial Abismos, 2017), el videolibro Anatolle. Danza
fractal (El Ojo Ediciones, 2018) y Púlsar (Ediciones Camelot América, 2019).
Su obra ha sido publicada en diversas revistas literarias iberoamericanas como Punto en
Línea de la UNAM y Tierra Adentro (México); Digo.Palabra.txt (Venezuela), Revista
Antagónica (Costa Rica); Enfermaria 6 (Portugal), La Ubre Amarga (Bolivia); Buenos
Aires Poetry (Argentina), Santa Rabia Magazine (Perú); Una verdad sin alfabeto (El
Salvador), Oculta Lit y penúltiMa (España), entre otras. Ha sido incluido en las
antologías Nueva Poesía y Narrativa Hispanoamericana (Lord Byron Ediciones, 2016)
y Nido de Poesía (LibrObjeto Editorial, 2018).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s